El adiós a Olga Zamboni, una despedida teñida de tristeza - Nota Primera Edición

Familiares, amigos y colegas la despiden hasta hoy en el Palacio del Mate. Mensajes de dolor y homenajes se multiplicaron en las distintas redes sociales.

Olga Zamboni falleció el martes luego de enfrentar una grave enfermedad, sus seres queridos se quedaron con ese vacío de perder a un ser humano que rebosaba optimismo y buena predisposición. Maestra, profesora, escritora y poetiza, siempre estaba presente en los lanzamientos de libros. Madrina de muchos escritores misioneros, coronada por muchos como la referente misionera.

El mundo artístico se hizo eco de esta triste noticia y expresó su cariño en las distintas redes sociales. Así, el presidente de la Sadem, Aníbal Silvero, destacó que “es cierto que la nuestra, la de los escritores, es una despedida teñida de tristeza y de colores tenues, pero sabemos que llegar a ser miembro de la Academia Argentina de Letras no es cosa fácil, y que una modesta maestra rural haya alcanzado este grado de representación es un orgullo para todos los misioneros”.

A su vez indicó que “para entender la magnitud de la influencia de Olga Zamboni en las letras misioneras, hay que confesar que, por ejemplo, hasta hace pocos años la dirección legal de la Sociedad Argentina de Escritores filial Misiones era su propia casa, la misma de la calle Sarmiento. La misma casa que estuvo siempre abierta para innumerables noveles que acudían a la académica con borradores para aprender las técnicas de la narración, el valor de la metáfora o el uso correcto de los pronombres en un cuento. Y sobre todo, y más que nada, para que ella supervisara los nuevos escritos de quienes soñaban escribir como ella. Porque, además, Olga es la prologuista más profusa que conoció Misiones. Es innumerable la cantidad de obras que corrigió y en cuyos prólogos figura. Algunas que quizás nunca fueron ni serán editadas pero sin duda tienen las observaciones precisas y certeras de la profesora”.

Por otra parte, el músico Nito Encina expresó que son “de esas noticias que no pensás escuchar. Se fue Olga Zamboni. Estoy seguro que en el cielo necesitaban la mejor escritora. Eternamente gracias por su compromiso con nuestra cultura y todo ese hermoso legado que deja a través de sus obras”.

El escritor Sebastián Borkoski expresó:?“Con esa apabullante vocación docente y con una grandeza igualada por tu humildad me recibiste en tu casa para enseñarme, aconsejarme y alentarme. Gracias queridísima Olga, gracias por tanto”.

Desde el mismo arte, Numy Silva escribió:?“Hoy es el día más triste de mi vida, mi amiga del alma Olga Zamboni, y hermana en la poesía, partió para el más allá. Fue una de las más grandes exponentes de la literatura misionera. Una mujer moderna adelantada a su época y de una gran generosidad que incentivó el talento de muchas personas y con su vida nos enseñó el valor de la libertad. Hasta siempre Olga, tus obras quedarán latiendo por siempre en nuestros corazones”.

El adiós a la Dama de las Letras
El mundo de las letras misioneras se conmueve ante la noticia: Olga Zamboni ha muerto. Así, sin eufemismos no circunloquios, sin metáforas ni el menor atisbo lírico, el aviso inunda celulares, las redes reciben mensajes y estos van convirtiéndose en despedidas, lamentos y adioses que no hubieran querido ser. La tristeza hizo olvidar en todos ellos que la gente muere, fallece, se va. Pero, en compensación, el recuerdo, a partir de entonces se hace más fuerte, significativo.

La santanera Olga Zamboni ha partido en un día de lluvia. Sus 20 cuentos, no obstante, seguirán buscando paraguas que tienen la apariencia de simples lectores.

Y ellos sumados a miles de misioneros y gente de otros lares harán revivir a aquella mujer que no hace mucho veíamos en bicicleta por las calles posadeñas; recibiendo una distinción en encuentros de escritores de Puerto Iguazú; presidiendo una mesa de poetas en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, o - simplemente -, entre el público de la presentación de un libro. Hay además una cantidad de libros que la pluma de esta mujer deja al acervo cultural de Misiones como legado invalorable.

Merecido homenaje


Una mujer poeta, escritora, lingüista, biógrafa y estudiosa, como muy pocas, de la obra de Horacio Silvestre Quiroga y que fuera objeto de la realización de un acto del que posiblemente no se olviden nunca sus vecinos posadeños, y si lo hacen la placa en el Paseo Bossetti se los recordará.

Fue aquella tarde en que en el céntrico paseo, la integrante misionera de la Academia Argentina de la Lengua, era consagrada “Dama de las Letras” de Posadas.

Así lo atestigua una placa en la entrada del paseo por calle Buenos Aires junto al muro de los poetas. Una feliz Olga Zamboni recibía un título que le daban los vecinos, los que eran poetas y los que no, aunque todos apreciaban su constante labor en la Literatura argentina. Merecido homenaje aquel, y hoy, digno adiós en la Casa de la Cultura de Posadas, el Palacio del Mate.

Fuente: Primera Edición