Teatro del Bardo fue la revelación de la Fiesta Nacional del Teatro. La obra es una adaptación de cuentos de Sebastián Borkoski y Horacio Quiroga


La compañía paranaense participó en Mendoza de la 32ª edición del festival con "El cruce", obra dirigida por Gabriela Trevisani. La prensa nacional destacó a la puesta entrerriana como una de las mejores entre más de 30 obras.

Teatro del Bardo volvió a Paraná con una abundante cosecha de buenas críticas tras haber participado en Mendoza de la 32ª Fiesta Nacional del Teatro, donde llevó su obra El cruce. Diferentes medios nacionales destacaron su paso por el festival, destacándolos como la gran "sorpresa" de esta última edición.

"La gente de La Nación, de El Litoral de Santa Fe, La Gaceta de Tucumán, entre otros, se han ocupado de nosotros entre 30 y pico de espectáculos que se presentaron. Para nosotros fue más que importante y vamos a ver en qué se transforman esas repercusiones" dijo a Escenario Juan Kohner, quien protagoniza El cruce junto a Toño López y Andrés Maín. Se trata de una adaptación del cuento del misionero Sebastián Borkoski junto a relatos de Horacio Quiroga, situados en un mismo escenario: la selva. La dramaturgia es de Valeria Folini y la dirección de Gabriela Trevisani.
Si bien la Compañía Teatro del Bardo ha participado en ediciones anteriores de la Fiesta Nacional del Teatro, esta edición fue particular. "Lo notamos desde el comienzo, en la devolución de los compañeros de otras provincias. Desde hace un tiempo en la fiesta se abrió una mesa de devolución de trabajos donde participan críticos, jurados de calificación de proyectos del INT y compañeros de otras provincia. Y en esa primera instancia fue bastante particular la forma en que se referían al trabajo nuestro, la calificación del material en general, de las actuaciones y otros aspectos de la puesta. Y eso después se tradujo en las menciones que tuvimos en los medios nacionales, que para nosotros es importante. Que el diario La Nación le dedique un párrafo a una obra entrerriana no es nada común", expresó.

El trabajo estuvo al nivel de producciones hechas en las provincias de las que se esperan puestas de jerarquía, como Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, donde hay un caudal de producción mucho mayor.

Uno de los aspectos más interesantes de la Fiesta Nacional del Teatro es que no es competitiva, sino que esa instancia es el premio por haber sido seleccionado en la fiesta provincial: "Lo más lindo es que uno se puede encontrar con el trabajo de otros compañeros, y así poder poner una vara en relación a lo que uno está haciendo. En general, me pareció que el panorama es absolutamente ecléctico y que sigue habiendo mucho desnivel entre esa franja de provincias del centro y las que están más al sur o más al norte. En lo personal, creo que ese panorama va cambiando tímidamente y se producen este tipo de sorpresas como que nos destaquen a Entre Ríos. Empiezan a haber en estas provincias algunos focos donde se va tendiendo a la profesionalización de la actividad teatral".

En este sentido, Kohner fue contundente: "Lo que determina la factura final del trabajo es la posibilidad de que el teatro sea la actividad principal de quienes lo hacen, que no sea algo que un actor o director hace en el poquito tiempo que le queda después de hacer su trabajo. Es porque nosotros le ponemos el tiempo que nos falta y no ese poquito tiempo que nos sobra".

La Fiesta Nacional del Teatro sigue siendo la fiesta más federal que tienen los teatristas. "Más allá de los desniveles, sigue estando la representación de todas las provincias, lo cual nos permite encontrarnos y saber en qué estamos los unos y los otros", opinó Kohner.

La instancia permite acceder a otros públicos y cristalizar nuevos proyectos. Por ejemplo, Teatro del Bardo recibió interesantes propuestas: los organizadores del FITAM –importante festival de teatro de Chile– y el Centro Cultural Gabriela Mistral, también del país trasandino, los invitaron a llevar la obra a diferentes ciudades chilenas. "Mientras tanto, nosotros seguimos recorriendo las escuelas con nuestros espectáculos, con nuestro proyecto Educación por el Arte. Nuestro trabajo está dando sus frutos ", finalizó.



Citas relacionadas:

Diario La Nación - 29 de mayo 2017

"Y la gran sorpresa (para los que no conocíamos sus antecedentes) fue la que llevó al teatro Quintanilla el grupo Teatro del Bardo, de Entre Ríos, con El cruce. Se trata de una adaptación del cuento de Sebastián Borkoski junto a relatos de Horacio Quiroga, situados en un mismo escenario, unidos con una misma y precisa costura. Los tres actores (Juan Kohner, Toño López y Andrés Main), dirigidos con precisión y frescura por Gabriela Trevisani, se meten a la platea en el bolsillo -al minuto cero de comenzar- con su candidez, su entrega física y emocional. Son tres hermanos que huyen, recorren montes, cruzan ríos y fronteras mientras relatan, cantan e interpretan de infinitas maneras las razones de su estampida. Entre los tres arman un relato musical hipnótico y divertido al que no le faltan ternura y emoción. El aplauso duró y duró y duró. Una belleza."

Ver nota en: Con impronta federal, el teatro del país exhibió en Mendoza toda la potencia y variedad de una escena vibrante


Diario Página 12 - 30 de mayo 2017

"Como siempre sucede, algunos espectáculos perduraron en la memoria de los que los vieron durante un tiempo más prolongado que otros [...] Así, durante los primeros días, la concurrencia destacó El cruce, obra del grupo entrerriano Teatro del Bardo, con dirección de Gabriela Trevisani, construída a partir del cuento del misionero Sebastían Borkoski, en cuya trama fueron incluídos algunos pasajes de cuentos de Horacio Quiroga."

Ver nota en: El pantallazo federal


Diario El Litoral - 1° de junio 2017
"Entre Ríos fue sin duda uno de los platos más exquisitos de esta Fiesta. Con “El cruce”, de Gabriela Trevisani a partir del cuento de SebastiánBorkoski y relatos de Horacio Quiroga y dramaturgia impresionante de Valeria Folini, se brindó la posibilidad certera de disfrutar de una danza de los cuerpos y de los sonidos, con signos teatrales de envergadura puestos sobre la escena para el disfrute de los espectadores que rieron y ovacionaron a los tres actores protagonistas, Juan Kohner, Toño López y Andrés Main, en un aceitado trabajo de construcción de la relación de tres hermanos particulares. “El cruce” es también un recorrido por el arte litoraleño potenciado por esos tres actores que con canto, acrobacia, actuación y un planteo sonoro pone sobre el mejor discurso un preciso y precioso planteo de un universo del mejor teatro popular bien entendido, con la marca identitaria de la región".